miércoles, 23 de marzo de 2016

EL PERRO LOBO VOLKOSOBY


Tras el colapso de la Unión Soviética a finales de los 80, Rusia y Tadjikistán llegaron a un acuerdo para que la frontera afgana, muy utilizada por los traficantes de droga, fuera vigilada por la guardia fronteriza rusa.

El Volkosoby es una nueva raza de perros lobo, que el Ejército Ruso comenzó a criar por el año 2000 en el Instituto de Tropas Internas de Perm, para vigilar las fronteras con China y Mongolia; uno bien entrenado está valorado en 2000 – 3000 dólares. Son animales poderosos, con el tamaño y la fuerza de un lobo, pero con un carácter obediente y amigable hacia las personas que no suponen ninguna amenaza. Sin embargo, no se venden como mascotas; sólo las Organizaciones de Seguridad Interna rusas pueden usar en régimen de alquiler estos animales.

                                   http://mtdata.ru/u1/photo76D9/20946513918-0/original.jpg#20946513918

Hubo con anterioridad un intento de cría en la Universidad de Colonia, pero se consideró un experimento fallido, ya que los perros lobo obtenidos (más de 200) mostraban un miedo extremo hacia el ser humano, rasgo típico de los lobos. Por ello, los perros lobo criados en Perm resultaron un gran éxito y una grata sorpresa; ello fue posible gracias sobre todo a la hembra de lobo utilizada en la crianza, excepcionalmente sociable y amistosa con los seres humanos.

Fue la propia loba la que escogió a su compañero, a pesar de haberse hecho artificialmente una selección de pretendientes, y el cruce dio como resultado unos perros policía únicos, con una gran inteligencia y unos mejorados instintos lobunos.

En la crianza del Volkosoby se utilizó al lobo del mar Caspio o del Cáucaso, oficialmente conocido como lobo de la estepa (Canis lupus campestris), clasificado en 1904 por el científico ruso Iván Dwigubski. Se trata de una subespecie considerada dentro de los lobos grises y su área de distribución original abarcaba los países cercanos al mar Caspio y al mar Negro, aunque actualmente sólo se encuentra en regiones remotas del suroeste de Rusia, bordeando la mitad norte del Caspio; también ha sido visto en el norte de Afganistán e Irán y, ocasionalmente, en las regiones esteparias de Hungría y Rumanía.

El lobo de la estepa tiene un peso de 35 – 40 kg. y es de pelo corto, con una variedad de tonos que giran en torno al gris, con zonas de color herrumbre y algunas capas marrones y negras en la espalda; es característica de esta raza una cola poco poblada. Los lobos de Asia y Kazakhstán suelen tener una coloración más rojiza,  muy apropiada para el camuflaje en las zonas desérticas que suelen habitar. Son más pequeños que el lobo euroasiático (usado para la crianza del perro lobo checo) y tienen un pelaje más escaso, erizado y corto.

El perro lobo ruso puede realizar una gran variedad de tareas especializadas: detección de minas, técnicas de detección de alcohol y drogas, etc. Cada puesto de control suele estar dotado de 3 o 4 perros lobo rastreadores; el Cuartel General de la Guardia Fronteriza es el que debe asegurar que haya suficientes perros lobo adiestrados para cubrir la totalidad de los puestos fronterizos.


                                  


Si hablamos de cualidades, un pastor alemán, tarda unos 4 minutos en olfatear un supuesto criminal escondido; los perros lobo tardan sólo 15 – 20 segundos. A los perros policía les suele gustar corretear por diversión en los campos de entrenamiento antes de comenzar su labor; sin embargo, los perro lobos rusos no pierden el tiempo y van directamente a la tarea. Un círculo del área en cuestión para establecer posiciones adecuadas es todo lo que ellos encuentran necesario para, de una manera rápida y sensata, localizar las drogas, criminales o explosivos escondidos. Además, se ha comprobado que el perro lobo ruso posee una gran habilidad para la búsqueda y captura de intrusos y, contrariamente al pastor alemán, puede rastrear fácilmente criminales en carrera  durante 2 días sin cansarse.





No hay comentarios: