sábado, 15 de marzo de 2014

Aniversario de Félix Rodríguez de la Fuente. Un momento de reflexión

Ayer, aniversario de la muerte de Félix. Una fecha para el respeto y el agradecimiento. Impresionantes las muestras de cariño en las redes sociales por parte de todos los colectivos. De todo lo que se publicó, traigo esto, una entrevista a su hija Odile, como presidenta de la Fundación FRFLF

http://rosamtristan.com/2014/03/14/odile-rodriguez-de-la-fuente-me-da-rabia-que-se-use-el-mensaje-de-mi-padre-sobre-el-lobo/

 Dentro de las lógicas discrepancias, me quedo con una frase. "Debemos calmar los ánimos y que los expertos evalúen". En eso hay que darle la razón. Al lobo no le vamos a salvar de un día para otro, con imposiciones, iniciativas peregrinas o palabrería hueca. Al lobo le vamos a salvar por medio del respeto a todos los implicados y dialogando entre todos. La sociedad rural es un agente principal en la conservación del patrimonio natural. Tenemos que contar con ella. Al igual que con los cazadores, que son mayoría los que se oponen a la muerte del lobo. Y nosotros también tenemos mucho que aportar, hay ecologistas urbanitas como los hay montaraces, y nuestra opinión y nuestra experiencia cuenta. Dejemos que los expertos investiguen, que tenemos muchos y de lo mejorcito, a pesar de los ministros de educación que llevamos sufriendo... Expulsemos de todos los colectivos a los que buscan eternizar el problema del lobo en beneficio propio, que ya sabemos muy bien quienes son. Pidamos más rigor a las autoridades en la aplicación de las leyes contra el furtivismo y los delitos contra la naturaleza. Solicitemos que se le den más medios al SEPRONA para que pueda seguir cumpliendo con su labor. Sigamos educando, llegando al ciudadano, sea de campo o ciudad, contémosle honradamente toda la verdad, que sepa lo que pasa para que pueda formarse una opinión. Y aunque no estemos de acuerdo entre las diversas partes, mantengámonos un respeto, si lo que pretendemos es alcanzar soluciones. Porque si seguimos con este clima de bronca, todos vamos a salir perdiendo. Nos quedaremos sin pastores, sin montañas vivas, sin patrimonio natural, volverá el veneno y tendremos más incendios provocados para eliminar al lobo. No podemos permitirnos retroceder 30-40 años en conservación. No podemos permitirnos perder al lobo.

 Que por nosotros no quede, hay mucho trabajo por hacer. Y vamos a hacerlo entre todos.

 Salud y amistad.

 Felipe Requena. Acción Lobo

2 comentarios:

josé luis Capitán dijo...

Totalmente de acuerdo.
Con el enfrentamiento, sólo conseguiremos crispación, y ya sabemos quién pagará las consecuencias.
Es una tarea ardua, pero a través de la comunicación viva, tal como las charlas, y reuniones con quién proceda, a efectos de soluciones viables, se puede conseguir que el lobo no sea el "triste" protagonista de esta historia.

Mercedes Rodríguez Díaz dijo...

Pienso que el diálogo, el entendimiento y el respeto hacia el mundo rural que siempre a estado ahí y sigue ahí como los mayores ecologistas y custodios del territorio es imprescindible. Sin ellos no existiría tampoco el lobo; ellos son los mayores conservacionistas. Mantienen el equilibrio, salvaguardan el monte, etc,. Ellos y todos los que vemos en su figura un pieza clave en el desarrollo del mundo rural que ha existido desde tiempos inmemoriales, no debemos perder el oremus por malos entendidos y prejuicios mal infundados que lo único que consiguen es enfrentar a la sociedad con el desconocimiento como principal causante. ¡Conozcamos el medio rural y conoceremos también al lobo!