sábado, 13 de diciembre de 2014

Cabárceno. Reflexiones en voz alta.


 Hola a todos.

 Antes de entrar en materia, nos gustaría dejar dos cosas claras:

 1ª. Este grupo trabaja día a día por la conservación del lobo en LIBERTAD, del lobo salvaje. Y entre furtivos, políticos y especuladores de nuevo cuño, tiene problemas más que de sobra. El lobo y nosotros.

 2ª. Lo que ocurre dentro de zoos y núcleos zoológicos no afecta en nada al futuro de la especie, pero pueden ser una poderosa herramienta educativa en favor de la conservación, o enviar un mensaje nefasto, como ha sido el caso estos días. Y por la gravedad del asunto, hemos decidido difundirlo y pedir explicaciones, ya que no es de recibo que ocurran estas cosas. Es vital que se asuman responsabilidades y se asegure que actuaciones así no van a volver a tener lugar.

 ¿ POR QUÉ SE HA LLEGADO A ESTA SITUACIÓN?

 Tenemos que tener claro que los lobos, en cautividad o en libertad, no son perritos. La evolución los ha hecho tan duros como las montañas en las que viven. Y para poder sobrevivir, han desarrollado unas estrictas pautas de conducta, pautas que se mantienen en cautividad.

 Una definición del lobo en cuatro palabras podía ser: " CORRER, CAZAR, FAMILIA, TERRITORIO Y JERARQUÍA".
 Y para que un grupo funcione, cada integrante tiene que cumplir su función. Y para ello está la jerarquía. El macho reproductor somete a los demás machos aspirantes para ser el que tenga el derecho a reproducirse y la hembra lo mismo. Pero, cuando se dan situaciones de una cierta igualdad, los competidores luchan. No nos engañemos. Los lobos no son hermanitas de la caridad, los lobos se sacuden de firme, pudiendo llegar a matarse.


 Entonces, tras la lucha, el perdedor puede llegar a someterse, convirtiéndose en el paria del grupo y estar sometido al capricho del dominante, o decide liar el petate y buscar un nuevo territorio donde establecerse.
A veces se da el caso de que a ese lobo veterano, todavía en plenitud y capaz de cazar, le acompaña un lobo joven, uno de sus cachorros del último año, dándose la figura del " lobo matrero" y el "lobo escudero". En esa sociedad, el joven corre los riesgos, sale el primero en zonas descubiertas, se deja ver, atrae la atención de los mastines sobre sí mismo dejando el campo libre para que su compañero haga una incursión relámpago en el rebaño, y a cambio, aprende todas las técnicas que domina el lobo veterano. Gutiérrez-Acha lo plasma a la perfección en el soberbio documental "las montañas del lobo". Es la naturaleza la que busca la supervivencia del lobo adulto,capaz de perpetuar la especie.

 Pero volvamos a la cautividad. Espacio reducido, los lobos no necesitan delimitar un territorio para defenderlo de otros grupos, ya está marcado por el vallado. No necesitan cazar, se les suministra el alimento. No corren, están sobrados de energía. Entonces las tensiones se disparan y hay que pensar muy bien lo que se hace antes de tener que lamentarse, como ahora ha pasado. Cuando no hay posibilidad de escapar, la muerte de algún ejemplar es mucho más que probable en cualquier disputa, algo que en la naturaleza se solucionaría con un par de mordiscos y una huida precipitada.

 Si no hay espacio disponible, no tengas dos grupos. Si tienes dos grupos, manténlos siempre separados. Si llega el celo, separa machos y hembras, ya que, los procesos de administrar anovulatorios no funcionan muy bien al crear desajustes en los comportamientos por la jerarquía. Pero nunca, NUNCA JAMÁS, hay que plantearse matar a ningún ejemplar, y mucho menos a un grupo adulto entero, antes de barajar todas las demás soluciones posibles. ¿ No había otra solución? Cuesta creerlo...

 Volviendo a Cabárceno, y a la espera del informe veterinario ( o de las NECROPSIAS si la autoridad así lo ve necesario), nos toca preguntarnos: ¿ Y AHORA QUÉ?

 Ya han aparecido, con un poco de retraso, los agitadores de siempre buscando titulares. Que si boicot a Cantabria, que si cerremos Cabárceno y todo el follón interesado de costumbre. ¿ Pero alguien, antes de nada, se ha planteado cuál puede ser el futuro de los animales que viven allí?
 Han nacido allí, no conocen otra cosa, no pueden ser reintroducidos en la naturaleza. Para ellos, aquello es su hogar y sus compañeros de cautiverio, su familia. Y ya vemos a las claras cómo se solucionan por aquí las cosas si algo estorba. ¿ QUÉ HACEMOS CON ELLOS?

  Por desgracia, en España no faltarán miserables que a base de cepo, lazo, veneno y escopeta, dejen el campo sembrado de cachorros huérfanos, animales cojos, ciegos o inválidos. Y , por humanidad, esos animales, que no pueden llevar una vida salvaje, deberían acabar sus días con dignidad en sitios donde se los cuide, respete y valore, y que esos espacios, donde prevalezca el bienestar animal antes que el negocio sirvan de aula abierta para nuestras nuevas generaciones, para que cojan el relevo y apuesten sin fisuras por la conservación. Y ese debería ser el sitio de Cabárceno.

 A la espera de recibir el informe veterinario y actuar en consecuencia con la mayor firmeza, mandamos un mensaje:

" Responsables de Cabárceno, han tirado por tierra el trabajo de muchos profesionales realizado durante mucho tiempo. Y también las ilusiones de mucha gente que confiamos en ustedes, pensando que aquello no era un zoo al uso, que el interés era educar y no hacer caja. Den la cara, sean claros y asuman responsabilidades. Y cambien. Este no es el camino."

5 comentarios:

Paco Rello dijo...

La verdad es que Cabárceno me encantaba. Trataban a los animales de forma distinta a otros zoos. El espacio que tienen es espectacular.
Yo estuve hace un año y ya empezó a dejar de gustarme, en la zona de osos había un cantidad tan grande de ejemplares que era muy difícil hacer un recuento. He de buscar la foto porque era impresionante.
Esta claro que es un negocio, y como tal buscan rentabilizar al máximo sus instalaciones, aunque para ello tengan que sacrificar a unos cuantos ejemplares de lo que sea, en este caso lobos ibéricos.

Ana Rb dijo...

Se agradecen entradas como estas que aclaran asuntos tan feos.
Lo que a mi me queda tras leerlo es la duda sobre la gestión de estos lugares y haciendo lo que han hecho, qué mensaje ha transmitido sobre el lobo.

josé luis capitán dijo...

Lecturas como ésta, tienen mucho de docentes.
Siempre se aprende y siempre hay que estar dispuesto a aprender.
Grave fallo el de Cabárceno, algo que merece seriamente que se depuren responsabilidades, así, claramente, sin más.
Gracias por este artículo, tan claramente expuesto.

´´ dijo...

Ya he comentado en algún otro sitio que en Zamora tienen el Centro de Interpretación del Lobo cerrado desde hace años por falta de ejemplares para mostrar. El reciento está construido, faltan los lobos y contratar a la gente.
Trabajo, turismo, enseñanza de la naturaleza y riqueza... ¿es tan complicado llevar unos lobos de Cabárceno a Zamora?

laxuxi83 dijo...

Pues ami me sigue sin entrar en la cabeza vale? No somos dueños de la vida de nadie , y si no se podrian haber llevado o reinsertado en algun sitio , somos lo peor la raza humana verguenza me dais , yo por mi parte y gente de mi alrededor ya les contare lo que se hace en este "zoo de los horrores"